viernes, 26 de octubre de 2012

Dos noticias poco curiosas (y la promesa de una tercera)

Diferentes asuntos me tienen alejado de este blog más tiempo del que desearía, aunque debo reconocer que hay pocas noticias. O novedades, o información, en el sentido de “cosas que aportan al que lee un dato significativo que no poseía antes”. Los devotos de cualquier creencia tienden a ser predecibles. Sirvan como ejemplo dos hallazgos casuales de los últimos días en los medios:

Católicos, judíos y musulmanes, unidos contra el matrimonio homosexual en Francia

Los embarazos tras una violación son porque “Dios quiere que pasen”

Que las tres grandes religiones abrahámicas odian a los homosexuales y se oponen a todo lo que no sea sexo entre un hombre y una mujer con fines reproductivos no es noticia, como tampoco los argumentos que utilizan cuando se propone una legislación que tienda a reconocer la existencia de parejas y familias constituidas de manera distinta a su modelo dogmático. Tampoco es noticia que los creyentes pueden justificar cualquier cosa que ocurra, no importa lo espantosa que sea, recurriendo a Dios, especialmente si no les ocurre a ellos y muy especialmente si le ocurre a una mujer y si la cuestión pasa por privarle a ella de su derecho a disponer de su cuerpo.

Hay una tercera noticia poco curiosa en estos días, que amerita un poco más el espacio informativo, aunque de una manera indirecta. Es poco curiosa porque ilustra otro rasgo conocido y predecible de un grupo de creyentes, pero vale la pena dejarla para un post más largo.

Continuará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dejá tu comentario sobre el tema de este post aquí. Por favor, utilizá un nombre o seudónimo. Si querés opinar o hablar de otro tema, usá el Buzón de sugerencias.